La lógica de lo fantástico y la ciencia ficción como estudio de la condición humana

¡Hola Homúnculos!

Estos meses, hasta la publicación digital de nuestra revista, estaremos abordando distintos enfoques sobre qué es la fantasía, género fantástico y la ciencia ficción.

En esta ocasión, traemos un artículo que se enfoca en la lógica de estos géneros y la condición humana. Ha sido una colaboración de Facundo Fernández, y esperamos que ayude a contribuir al debate y crítica de estos géneros en Latinoamérica.


La lógica de lo fantástico y la ciencia ficción como estudio de la condición humana

Cualquier persona que haya tenido la oportunidad de leer o ver alguna película de fantasía o ciencia ficción, conoce que la trama y la lógica con la que se desarrolla el mundo de estos personajes es diferente al de otros géneros. Para entrar en materia partiré de una serie bastante conocida (y criticada) en la actualidad: Black Mirror

Black Mirror es una serie de ciencia ficción que cuenta las historias de un personaje por cada capítulo. Es de más decir que sus episodios son auto conclusivos que no se relacionan unos con otros. Puede parecer que en un primer momento el universo construido a través de la magia y la ciencia ficción no tiene mucho que comparar. Pero ambos se basan en la siguiente premisa: “La posibilidad de que lo imposible sea posible.”

Todos conocemos algún libro o serie en donde un personaje o varios personajes usan magia en su universo. Esta magia puede hacer que que algo que entendemos como imposible en nuestro mundo sea posible y posea una lógica intrínseca en el universo donde se desarrolla. Por nombrar algunas de las más conocidas, tanto del cine como de los libros. Dentro de las películas tenemos a las sagas de Harry Potter y El Señor de los anillos o películas únicas como Frozzen y El Mago de Oz. Dentro de los libros nombraremos a: la saga de juego de tronos (Canción de Hielo y fuego), Sombra y hueso, la saga de Geralt de Rivia, etc.

Todos estos son ejemplos que al nombrarlos nos brinda un universo donde “casi” todo es posible. Esta palabra: “casi” es lo que nos brinda la posibilidad de lógica al universo. Trataréde elegir un pequeño ejemplo para que me entiendan, de una serie de fantasía muy famosa hace algunos años: “Avatar: la leyenda de Aang”. En esta serie, podemos recordar que existen cuatro naciones en su universo y que cada nación puede controlar un elemento a partir de un entrenamiento marcial de combate. Así tenemos a los maestros tierra, fuego, aire y agua, que luchan a partir del control de estos elementos. Pero la gran excepción es el Avatar; un personaje capaz de controlar los cuatro elementos. En el universo de Avatar es impensable que exista otro Avatar. Claro, esto siguiendo la propia lógica de la serie y omitiendo las historias creadas por los fanáticos a parte de la serie original.

Es aquí donde ingresa el otro género del que les quiero hablar y al que en este pequeño artículo prestaremos un poco más de atención: La ciencia ficción.

Dentro de la ciencia ficción, el autor nos narra un universo donde la tecnología o la técnica ha avanzado tanto que nos permite crear cosas que antes no se creía que eran posibles: Clones, maquinas que nos permiten viajar en el tiempo, otras que nos permiten dejar recuerdos en objetos, realidades alternas o paralelas, etc. En la ciencia ficción y en la fantasía solo es lógico aquello que el autor nos ha explicado y a partir de lo cual la historia se mueve.

Daré un ejemplo de esto a partir de mis conocimientos en medicina y biología básica. Cuando yo estudiaba embriología e histología, nos encontramos con un profesor que nos había dicho una vez:

“La clonación en la era actual es posible y sería mucho más sencilla a partir de todos los avances que tenemos”.

Yendo un poco al área en cuestión, sabemos que un espermatozoide y un óvulo se unen para formar un conjunto de 46 cromosomas: 23 heredados de la madre y 23 del padre. Con la tecnología actual, uno puede sacar un óvulo y un espermatozoide y unirlos para crear un huevo o cigoto y, posteriormente, implantar a esta célula en un vientre artificial o de la propia madre para crear una nueva vida (fertilización in vitro).

Este huevo o cigoto (nombre con el que se conoce a la unión de ambos gametos sexuales) puede formar la gran cantidad de tipos celulares que corresponde a la totalidad de células que abarca el propio cuerpo: Células Oseas, células del tejido conjuntivo, linfático, epitelial, endotelial, mesotelial, neuronal, nervioso, etc. Cada célula es el resultado de la célula original que formóel huevo o cigoto y posee esos 46 cromosomas originales que le dieron origen.

En la actualidad, en cada célula de nuestro cuerpo cargamos esos 46 cromosomas ¿Qué pasaría si les dijera que podemos sacar una célula de su cuerpo y volver a tener ese huevo o cigoto que le dio origen a un ser humano? ¿Qué pensaría si le dijera que esos 46 cromosomas pueden implantarse en un ovulo, obviamente sacando el material genético y dejando solo la capsula, que servirá de implantación a un huésped femenino? ¿Qué pensaría si le digo que la posibilidad de que ese cuerpo que usted posee, puede volver a crearse? Esto es posible y no estoy mintiendo.

Con nuestro conocimiento en virtud de la ciencia, podemos desdiferenciar (nombre con el que se conoce en medicina este fenómeno) una de sus células al par de 46 cromosomas originales, luego implantarlo en un ovulo de una paciente y volver a tener un ser vivo que sea la copia exacta de usted. Cada defecto físico, cada línea de expresión, cada detalle de su piel o marca de nacimiento, todo es identico. Esto es algo que podemos hacer, pero ¿Por qué no lo hacemos en la actualidad si es tan simple? Porque no es éticamente correcto. Este ser choca con nuestra concepción filosófica, humanística y antropologica de lo que es un ser humano.

Volvamos otra vez al artículo y seguiremos con la segunda parte: La ciencia ficción y la condición humana. Si continuamos con la lógica expuesta anteriormente, podemos decir que al brindar esta posibilidad, la imaginación continúa por un camino lógico que se basa en estas preguntas: ¿Qué pasa si un día esto llegara ser aceptable? ¿Qué pasaría con esos seres idénticos a mí? ¿Serían un nuevo ser o serian solo una extensión de mi propia existencia? ¿Serían considerados personas o mercancías? Esto último teniendo en cuenta que se hicieron en un laboratorio y de manera no natural y que alguien tiene que pagar para hacer esto ¿Para que seriviríanesos clones a la humanidad? Todo esto es algo que puede pensarse y es algo que por sí solo, nos brinda la posibilidad de crear un universo a medida que respondemos esas preguntas. Esa es la base de los universos de ciencia ficción y muchas bases, es la pregunta por la cual se forma una trama entera de una novela.

Este puede ser el caso de películas como Blader Runner (Adaptación de la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”) nos sitúa en un futuro distópico en el que unos robots, los Replicantes, han salido de control. Cada uno maldito por unos recuerdos que jamás sabrá si alguna vez fueron suyos, muchos han escapado del control humano y ahora son cazados por los Blade Runners: mercenarios, cazarrecompensas.Pero el momento que plantea, finalmente, la duda de la fina línea que separa lo “natural” de lo “artificial” es el mismo final: Cuando un replicante tiene la perfecta oportunidad de matar a un Blade Runner no solo no lo hace: lo salva. Un replicante que había aprendido a amar la vida, toda la vida; un replicante que buscaba respuestas no tan distintas a las que los humanos hemos buscado en la ciencia, en los espíritus, en la filosofía y la religión. Un replicante que, en una situación de vida o muerte, opta por salvar la vida a un desconocido que quiere matarlo.

Otra de las grandes preguntas planteadas y exploradas por la ciencia ficción es sobre el existencialismo.

Actualmente, muchos escritores utilizan el existencialismo como un elemento propio en la construcción de los personajes. Pero para seguir con el hilo de este articulo diréque tenemos ejemplos de películas como: “Ghost in the Shell”; animes como “Neon Genesis Evangelion” y muchos otros medios que exploran esta tematica. La pregunta por el ser, del motivo por el cual yo me identifico de los demás, las propias dudas, los sufrimientos y sentimientos propios, son ligados a la literatura existencial.

Para simplificar las cosas, toda literatura existencialista responde dos preguntas: ¿Quién o quésoy? y ¿Para qué estoy viviendo?La primera es existencialismo puro, nos remite a un pensamiento filosófico claro que es explotado en la ciencia ficción (y sagas adolecentes mediocres) y la segunda pregunta es más accesible a los demás géneros literarios y vida cotidiana. Ghost in the Shell y Ghost in the Shell: Innocence, son dos películas del género Ciberpunk donde sus personajes principales tratan de responder a la primera pregunta de una manera excelente. Usando de ejemplo la primera película, la existencia de un individuo se basaba en su memoria, sus recuerdos al fin de cuentas, pero a medida que la película continua nos muestra que en ese mundo recuerdos falsos podían ser puestos en la mente de los personajes, entonces ¿Quién era ese sujeto si los recuerdos podían ser modificados?

Dejare la escena aquí

Posteriormente la película muestra dos escenas más sobre existencialismo que dejare para que lo vean:

Enlace 1

Enlace 2

La ciencia ficción está muy unida a lo que es la fantasía, y los grandes maestros que comprenden esto, son capaces de crear un universo coherente. Sé que muchos me dirán que la magia tiene un mayor alcance que la ciencia ficción. Pero aquí reside el error de ese pensamiento y que muchas veces si se usa inadecuadamente, puede llevar a crear una contradicción o un absurdo en la propia historia. Es cierto que los mundos de fantasía se mueven en un ambiente mucho más rico que el de ciencia ficción, pero esto presenta una gran desventaja, antes que una ventaja, si se utiliza inadecuadamente. Si nosotros conocemos la premisa original de ese mundo (un mundo donde exista la clonación o un mundo donde algunos seres humanos controlen los cuatro elementos) es difícil que creamos en algo que contradiga esa premisa.

Tanto la ciencia ficción como la fantasía nos dan una gran libertad para crear el universo, pero siempre se tiene que tener en cuenta las premisas de dichos universos para no entrar en contradicción con el universo creado. Algunos autores, tanto amateurs como profesionales, tienden a caer en los Mary Sue y los Deus Ex Maquina, precisamente por confiar en que, al ser un universo mágico, todo es posible y nadie puede decir lo contrario. Para explicar un poco estos conceptos:

Mary Sue (también llamado Marty Stu o Gary Stu): en el mundo de la crítica literaria y más recientemente del fandom, es un personaje ficticio, en exceso idealizado, y abiertamente identificable como el alter-ego del autor o del lector.Su principal característica es la de acaparar toda la atención de la historia y cambiar elementos importantes del argumento en su beneficio, sin explicación alguna. Usualmente, es un personaje sin defectos notables, cuyos aspectos positivos superan todo su rol en la historia y lo vuelve unidimensional.

Deus ex machina: Es un elemento externo que resuelve una historia sin seguir su lógica interna. Desde el punto de vista de la estructura de un guion, deus ex machina hace referencia acualquier acontecimiento cuya causa viene impuesta por necesidades del propio guion, a fin de que mantenga lo que se espera de él desde un punto de vista del interés, de la comercialidad, de la estética, o de cualquier otro factor, incurriendo en una falta de coherencia interna.

Terminando este articulo, quiero dar un par de consejos para los escritores que lean el artículo.

El primero, es entender que al crear un mundo mágico o ficticio, estos tienen que seguir y estar unido a una lógica interna del texto y el argumento. No se puede justificar a todo lo que ayude al personaje con “es gracias a la magia” o “es la ciencia”. Traten de no hacerle trampa al lector.

Segundo, traten de establecer las premisas con las cuales se rigen su universo (esto puede ser en las primeas paginas o bien de a poco en cada pagina) y adaptar al personaje a esas reglas, no adaptar las reglas al personaje para crear un personaje demasiado poderoso o simplemente tener más drama o acción a su historia. El universo va a formar al personaje y no al revés.

Finalmente el tercer, diré que más que las preguntas ligadas a la condición humana como ser preguntas existenciales o las preguntas que numerosos filósofos buscaron resolver, pueden utilizarse como un elemento dentro de una historia para profundizar a los personajes o crear mundos enteros. En la actualidad la literatura existencialista solo es usada en historias muy oscuras, debido a que el existencialismo siempre estuvo ligada a temas oscuros desde su inicio: preguntas sobre uno mismo, el sufrimiento, la muerte, la cobardía, la indiferencia y los errores humanos. Todo esto, puede llegar a ser una gran fuente de inspiración de argumentos y personajes a la hora de escribir.

Por último, me gustaría recomendar las dos películas mencionadas en este artículo. Sobre todo las de Ghost in the Sell (la edición de 1995 que es una película de anime) y Ghost in the Sell: Innocence (año 2004, también en anime y es la secuela de lapelicula de 1995).

Facundo Gabriel Fernández Lezcano

Escritor. Autor de un libro llamado «Ciudad del olvido», de la editorial Tinta Libre. Me gusta leer novelas de realismo, realismo mágico, fantasía, terror, policiales y libros de filosofía y psicología. Mis mayores influencias a la hora de escribir son Fiodor Dostoievsky, Ernesto Sabato, Alejandro Dolina y Jose Saramago. Me gusta la musica de todo tipo y las películas antiguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *