Personajes femeninos en Fantasía y CF

Escribo esto basado en mi experiencia, porque he ido a muchas charlas y seminarios donde editoras y escritoras chilenas se quejan de que la fantasía y ciencia ficción ha sido un campo de hombres generalmente, y que el rol de las mujeres en los personajes como protagonistas de una novela de este tipo ha sido débil. Y es cierto.

Pero, al parecer, yo tuve la suerte de encontrarme desde muy joven con grandes escritoras de fantasía y grandes personajes. Mientras que muchas se frustran porque sus primeros acercamientos a estos géneros fue a través de épicas novelas con héroes masculinos y con el rol femenino terriblemente replegado, mis primeras heroínas eran mujeres, y de hecho, bastante anti–heroínas.

Escritoras y grandes personajes femeninos

La primera novela de fantasía que recuerdo que me atrapó fue Harry Potter, cuando yo tenía unos 11 o 12 años. Y está escrita por una mujer, aunque no tenga grandes personajes femeninos, salvo Hermione con un rol bastante cuestionable.

Sin embargo, la novela que cambió mi perspectiva y que hizo que me enamorara del género, fue la saga de «Las Nieblas de Avalon» de Marion Zimmer Bradley. No solo porque la compré aburrida en una feria en la playa y no esperaba mucho de una lectura escogida al azar, sino porque parece que me topé con una de las grandes obras no solo escritas por una mujer, sino con personajes femeninos fuertes, independientes y libres, en toda la fantasía.

(Hago una acotación aquí, gracias al aporte de Alejandra en los comentarios. Marion Zimmer fue acusada de abuso sexual por parte de su hija, lo que hizo que yo me desencantara de la autora cuando me enteré. Como dice Alejandra, se siente hipócrita leer grandes personajes femeninos de una pluma que al parecer cometió abuso sexual. Sin embargo, como comenté abajo, eso no cambia mi experiencia y el hecho de que esa novela me impactó, cuando no conocía dicha información. Aun así, no pasa desapercibido en la novela una mente perturbada y hay muchas escenas sexuales que pueden ser un reflejo de traumas de alguien también abusados sexualmente. No sé si mi postura de obras que han sido escritas por gente enferma es la censura, pero sin lugar a dudas debe considerarse esa información, para que si va a leerse la obra, pueda comprenderse desde un punto de vista crítico, e incluso analizar un posible pasado sexual abusado)

Curiosamente –a pesar de la cantidad mayoritaria de obras en este género escrita por hombres–, mi próxima incursión a la fantasía también la encontré sin querer en una feria, esta vez que se instaló en el colegio, y también era de una mujer. Solo porque me llamó la atención la portada, compré las «Leyendas de los Otori», de Lian Hearn. Y otra vez me encontré con una gran escritora de fantasía, y con tremendos personajes femeninos.

Cuando hablo de mujeres fuertes, no significa que sean unas rebeldes necesariamente. No. Desde mi punto de vista, ser una mujer fuerte no se trata de revelarse y tomar las armas. Muchas veces ser una mujer fuerte va a ser incluso dentro del rol que el patriarcado le impuso en determinado momento. Pero dentro de ese rol vas a luchar, por tu libertad y lo que crees, lo que explicaré más adelante.

Sobre este punto, igual que «Las Nieblas de Avalon», hay que destacar que estas novelas como «Leyendas de los Otori», son una mezcla entre fantasía y novela histórica. Se rigen por épocas determinadas de nuestro pasado y por tanto las mujeres protagonistas suelen estar insertas en un complejo sistema patriarcal, pero dentro de los roles que los hombres les han permitido, son mujeres fuertes. Digo que los hombres les han permitido, porque insisto, estas mujeres no se revelaron contra el patriarcado de manera épica rompiendo todas sus ataduras, sino que dentro de esas ataduras, lograron imponerse, ser fuertes y luchar por lo que querían, ampliando un poco el concepto de mujer de la época. Creo que esto es así porque ambas novelas son de una fantasía muy sutil y bastante apegadas a la realidad histórica de la época en que se desarrollan.

Así las cosas, entre los 13 y 16 años esas fueron las novelas que me marcaron. Por un tiempo abandoné este género y luego entre los 20 y 25 años me enamoré de otras sagas fantásticas con grandes personajes femeninos, algunas escritas por hombres y otras por mujeres.

Entre estas grandes escritoras, como ya he mencionado muchas veces, está Robin Hobb. La primera saga que leí de ella fue la de los Batídicos, que no tiene personajes femeninos muy importantes, no dejando por ello de ser una saga hermosa. Luego leí las Naves de la Magia y en esa saga, el rol femenino si es determinante y sus protagonistas son anti–héroes con todas las de la ley. Oscuras, fuertes, dementes y por sobre todo, lo que más busco en estos personajes: Libres.

En relación a novelas escritas por hombres con grandes personajes femeninos, tuve la suerte de toparme con R.A. Salvatore, escritor de la saga «Los reinos olvidados», famosa serie de novelas ambientada en el universo de «Dungeons y Dragones«. Uno de sus personajes principales es Catti–brie, una humana criada por enanos, que más adelante se convierte en pareja de nuestro querido Dritz Du Order, el elfo oscuro. El rol de Catti–brie siempre es importante, y es presentada por una mujer que determina su destino, fuerte y luchadora.

Por otro lado, están las novelas de Steven Erikson en la saga de «Malaz: el libro de los caídos», con importantes personajes femeninos que no tienen nada que envidiar a ninguno de los personajes masculinos de la saga. Nuevamente mujeres anti–héroes, llenas de oscuros poderes, habilidades e intenciones independientes, ajenas a los vaivenes de los hombres, de su amor o desamor. Simplemente, no están para eso.

Y finalmente, debo destacara a mi autor favorito de fantasía, Brandon Sanderson, el cual en la mayoría de sus novelas presenta protagonistas mujeres, creando féminas no solo mágicamente poderosas, sino que inteligentes e independientes. Si tuviera que elegir una de todas sus divas de la magia, me quedaría con Shalan, no solo poderosa, sino que inteligente, estudiosa y lo que más le interesa en la vida es dibujar. 

Pero, ¿qué significan grandes personajes femeninos? 

(Este apartado contiene algunos spoilers de las novelas arriba mencionadas, aunque no de manera explícita o de los finales en particular)

Ahora que he mencionado las novelas que marcaron mi juventud, las cuales todas se caracterizaron por tener grandes personajes femeninos, y muchas de ellas ser escritas mujeres, pasaré a explicar lo que en mi opinión es un importante rol femenino, desde mi enfoque del feminismo (reitero, es mi opinión).

No se trata de ser “súper woman”. Tampoco de usar pantalones y una metralleta al hombro. Se trata de ser mujeres –el tipo de mujer que quieras, si quieres pantalones y metralleta que sea por eso, no por imitar a un hombre–, y que dentro de ese rol, estén empoderadas o busquen lo que ellas quieren.

Por ejemplo, usando las novelas que mencioné, en las «Leyendas de los Otori», Shirakawa Kaede está confinada dentro de su rol de mujer–reproductora o heredera de un linaje.  Es una novela ambientada en la época medieval japonesa y eso se nota tanto en roles como estamentos sociales. Kaede sabe que debe casarse y tener un marido. Pero ella se lo cuestiona, desafía a su entorno, independiente de si no tiene el poder para arrancar de ese destino y estar con quien de verdad ama. E incluso cuando Kaede está con su amor –que es un amor bastante romántico e idílico y tal vez por eso termina tan mal–, ella no depende de él. Kaede se defiende sola y si bien Takeo a veces la ayuda, en los momentos de vida o muerte no ha esperado a ningún héroe que la rescate para actuar. Es un tema de actitud.

Sí, Kaede se casa porque debe hacerlo, usa kimono porque es el vestido que usan las mujeres, pero ella lucha todo el tiempo, por determinar su destino.

Lo mismo pasa con Morgana o con Eilan de «Las Nieblas de Avalon». Son mujeres fuertes, que luchan, que cuestionan, aun cuando deben seguir los hilos que el patriarcado a escogido para ellas. Pero los seguirán de la mejor manera que pueden, y en algunos momentos lograrán romperlos. Eilan es sacerdotisa, y está todo el tiempo siendo manipulada por los druidas –recordemos que los druidas solo podían ser hombres–, pero ella teje sus redes propias sin que ellos lo noten y utiliza la influencia que los druidas le han dado, para lograr sus objetivos desde ese lugar.

Esto suele ser así en las novelas de tipo más históricas. En novelas más fantásticas, como las de Sanderson, si bien también hay una importante fuerza cultural opresiva contra el rol femenino –porque así inventó el autor el mundo de Roshar–, tiene más libertad para jugar con sus personajes femeninos. Shalan Davar es la primera mujer Radiante (personajes con poderes), y puede serlo, porque es un mundo fantástico y Sanderson decide si las mujeres rompen o no sus ataduras. Mientras que inventar que Morgana –en plena edad media Britana–, hacía lo que quería sin que nadie se lo cuestionara, carecería de realismo.

Relación entre mujeres

Ahora bien, no solo se trata de personajes fuertes o inteligentes, sino de cómo se relacionan con otras mujeres.

Muchas novelas presentan personajes femeninos poderosos, interesantes, pero ¿dónde están las demás mujeres? Pareciera que solo se muestra a la protagonista y su relaciones personales con otras de sus pares pasan a un segundo plano o son totalmente irrelevantes.

Por ejemplo, de las novelas que recomendé, Sanderson destaca por grandes personajes como Vin, de la saga «Mistborn» (de mis favoritas). Sin embargo, aunque es un gran personaje femenino, Vin casi no se relaciona con otras mujeres hasta el libro III. Y esto me parece extraño porque en la vida real, la mayoría de las mujeres sí nos relacionamos con otras mujeres y hablamos de temas importantes que no tienen que ver con hombres. Es lo que ha criticado el conocido «test de Bechdel”, al señalar que la mayoría de las películas no cumple un estándar de feminismo, pues no muestran mujeres hablando con otras mujeres, y cuando rara vez lo hacen, estas solo hablan de hombres.

Y en ese sentido, si bien Sanderson se cae en su saga «Mistborn», en sus sagas tanto “Stormlight archive” como la de “Skywayrds”, se redime al punto de ser las novelas donde más he visto mujeres siendo ellas mismas y totalmente ajenas a los hombres, jugando entre ellas. Por ejemplo, en «Stormligh Archive», gran parte del primer libro (el camino de los reyes), se trata sobre Shalan y su estudio como Erudita, donde todas sus interacciones son con otras mujeres y en función a temas de dibujo, ciencia, política, no relacionada a ningún hombre en particular. Y luego en la novela “Skyward”, si bien la protagonista es un tanto agresiva y con una personalidad que muchos podrían tildar de “masculina”, es así por el contexto social y de hecho la mayoría de los jóvenes de la saga son así. Pero al momento de desenvolverse con otras mujeres, es increíble como Sanderson logra mostrar capítulos enteros de mujeres conversando entre ellas sorbe naves espaciales y sobre filosofía de vida, sin hablar de hombres. Porque, disculpen, ¡es lo que hacemos las mujeres! Y me parece genial que un autor hombre haya logrado entender esto, y me parece incomprensible que un montón de escritoras mujeres no reflejen eso en sus libros. El logro de Sanderson no solo se trata de mostrar mujeres compartiendo con otras mujeres, sin hablar de hombres, sino que ¡hablando de naves! Temas que pareciera que los hombres se habían reservado para ellos.

Finalmente, las invito a leer estas novelas. También a entender el feminismo de una forma amplia. Si van a escribir novelas medievales ambientadas en nuestro universo, es necesario mostrar una sociedad machista, porque lo era. Pero eso no significa mostrar mujeres sumisas y sin espíritu.

Si quieren escribir novelas románticas, creo que está bien, mientras las mujeres enamoradas piensen y sepan tomar sus propias decisiones. O al menos lo intenten. 

Y no olviden, escritoras y editoras, por favor, fijarse en si sus personajes femeninos están relacionándose con otras mujeres o no –salvo que estén en un contexto donde sea difícil hacerlo–, no para forzar los escritos, sino para mostrar a las futuras lectoras que las mujeres debemos tejer redes entre nosotras.

Espero les haya gustado este artículo, y si no, ¡me encanta discutir sobre temas infinitos! Así que los invito a dejar su opinión, de manera respetuosa y constructiva. Claramente yo no tengo la verdad, pero conversando podemos acercarnos a ella.

¡Saludos!

Mor.

PD: He leído otras sagas fantásticas escritas por mujeres, y si no las mencioné no es porque las haya olvidado, sino porque considero que sus personajes femeninos son nefastos.

PD2: de la post data anterior, debo excluir la saga de «Divergentes», que sí tiene buenos personajes femeninos, pero no está al nivel de las sagas que mencioné. Dentro de la fantasía chilena, todas las novelas fantásticas que he leído tienen personajes femeninos, a mi parecer malos, salvo la novela «Las Durmientes» de Camila Valenzuela, de la cual hice una reseña en otro sitio, y es totalmente recomendada.
También debo destacar la novela «Maleficio» de la escritora Claudia Andrade, que es la novela de fantasía chilena que más me ha gustado, tanto entre escritoras mujeres como hombres, pero que sin embargo su protagonista femenina no es de mi gusto y no cumple los estándares que mencioné, por eso no la puse en el catálogo (pero la novela en sí me encanta, la recomiendo mucho también).

PD3: La foto de la entrada es un fan art de Shalan Davar, de la/el autor/a Audrey-Sorensen, la saqué de google.

4 comentarios

  1. Hola. Probablemente no lo sepas, pero la hija de Marion Zimmer Bradley (Moira Greyland) reveló hace unos años que fue víctima de abuso sexual de parte de su propia madre, siendo ella una niña. Una cosa es escribir personajes femeninos mediocres y otra cosa es ser un abusador sexual de tu propia familia mientras se posa de feminista. Por esta razón, prefiero mantenerme al margen de sus obras. No puedo valorar un trabajo con buenos personajes femeninos si quien lo escribió fue capaz de hacerle algo tan horrible a su propia hija. Sé que esto puede devolvernos a la discusión sobre la separación entre obra y autor, pero yo al menos ya tomé mi decisión tras enterarme de esto.

    Aquí los enlaces en los que se da cuenta de esta situación (hay muchos más, desde luego):

    https://en.m.wikipedia.org/wiki/Marion_Zimmer_Bradley

    https://deirdre.net/marion-zimmer-bradley-its-worse-than-i-knew/

    1. Author

      Gracias por dejar tu comentario.

      Te encuentro toda la razón. (Había escuchado rumores pero no sabía lo de las declaraciones de la hija) Lamentablemente, mi experiencia no cambia por ese hecho, en el sentido de que fue un libro que me acercó al género, me mostró una novela buenísima y fue escrita por una mujer. Estoy de acuerdo en que es bastante hipócrita escribir personajes femeninos potentes y abusar sexualmente de una niña. Si lo hubiera sabido cuando yo tenía 15 años, tal vez habría optado por no leer sus obras.
      Como no me gusta censurar, ni auto–censurarme, lo que haré es hacer un paréntesis en el artículo para advertir ese asunto. La verdad yo tampoco seguí leyendo más obras de ella cuando me enteré de esos rumores, porque me desencantó saber eso. No me arrepiento de haber leído Las Nieblas de Avalon, pero si me quitó el amor por la autora. (Ojo, ya en Las Nieblas de Avalon uno como lector puede advertir una posible mentalidad enferma en la autora, pues hay muchas escenas sexuales bastante traumantes y la mayoría de los abusadores sexuales –sin intención de justificarlos–, han sido abusado sexualmente también)

      Muchas gracias por tu aporte y espero sigas comentando a futuro 😀

  2. Vale eatá bkn el artículo aprendi cosas q no se me había ocurrido observar como los dialogos y relacionea entre mujeres dentro de una obra. Y creo q ese tema de separar a quien creó la obra de la obra misma es muy interesante, porque si se hace el anáilisis típico de ser absolutamente consecuente, habría que investigar la biografía de cada artista antes incluso de ingerir su arte, así como haría alguien revisando los ingredientes de la comida antes de probarla para poder cumplir con su dieta. Yo por lo menos consumo arte indiscriminadamente, pero si me entero después de que la persona que lo concibió realiza difusiones o acciones que me parecen inaceptables dejo de ingerir sus expresiones.

    Saludos buen artículo!

    1. Author

      Muchas gracias por participar de la discusión. Sí, ese tema da para un artículo aparte y entero jeje En algún minuto haremos algo sobre eso. O si alguno de ustedes desea escribirlo, no tenemos problema en subirlo a la plataforma e iniciar el diálogo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *