Reseña: La Bella Durmiente, de Anne Rice

(Editorial)

¡Hola homúnculos!

El día de hoy traemos una reseña, escrita por una de nuestras colaboradoras, Roxana Marcela.

Si bien la naturaleza de las obra que mostraremos a continuación es más bien erótica que fantástica propiamente tal, está inmersa en un universo fantástico. 

En nuestro portal abrimos las puertas a la literatura fantástica en general, porque lo que nos importa es que la imaginación vaya más allá de los límites de esta realidad.

Los dejo con «La Bella durmiente» de Anne Rice. La reseña contiene algunos spoilers, pero no importantes.

Reseña

Autora: Anne Rice

Tema: Fantástico erótico.

La primera vez que se publicaron los libros de la encantadora Bella, la autora se identificaba como A.N Roquelaure. Solía utilizar este pseudónimo para sus escritos más oscuros, cuyas páginas nos entregan lujuria y perversión a partes iguales. Años más tarde, fueron re publicados bajo su nombre real.

Inicialmente, me pareció que la mejor idea para entregar una visión de estas novelas, era hacerlo por separado. Sin embargo, creo que una visión global de lo que nos entrega podría ser mucho más satisfactorio de leer, ya que muchas cosas son repetitivas dentro de la trilogía.

La aventura de nuestra protagonista comienza bajo el título «El rapto de la bella durmiente».
En esta primera entrega conocemos a Bella, esa chica que se pinchó el dedo en una rueca maldita y cayó dormida junto a todo su reino durante 100 años.  Muchos intentaron liberarla, pero fallaron horriblemente en el intento.

Hasta que llegó el apuesto príncipe y la despertó con un apasionado beso.

Bella despierta al mundo tras un centenar de años y se encuentra desnuda, esclavizada y enviada a un lejano reino donde tendrá que aprender a vivir de nuevo, con extrañas y perversas costumbres que sólo traen lágrimas a sus encantadores ojos.

El libro comienza de una manera sutil; sabemos que es un libro erótico, por lo que los primeros capítulos son esperables. Pero a medida que avanzamos en la lectura, nos encontramos con un despliegue de depravaciones inmenso. Bella pasa de ser una muchacha inocente, a ser una esclava sexual que medianamente disfruta de su condición.

El segundo tomo de esta aventura, se titula «El castigo de la Bella durmiente». Y es eso exactamente lo que nos entrega.  Bella ha desobedecido de una manera imperdonable, por lo que debe enfrentar el castigo máximo, el pueblo de la reina.

Si durante el primer tomo nos impactamos un poco, durante el segundo todo se exacerba. Hay escenas muy gráficas y que nos generan una dolorosa empatía con la protagonista.

A diferencia del primer libro, en el que muy poco se desarrollan los personajes, en este tenemos mucho más trasfondo. Mucho más sentimiento.

En la recta final tenemos La liberación de la Bella durmiente, donde lo más interesante es que el escenario ya no es el reino de Eleanor. Si no que las exuberantes tierras del Sultán.

Allí todo es muy diferente. Bella, que ha sido raptada y llevada al palacio junto a otros príncipes, deberá aprender nuevas costumbres.

El final es inesperado. Pero todas sus travesías y padecimientos dejaron en ella una huella imborrable. Tal como lo prometió el príncipe:  Bella será devuelta en su momento. Y habrá mejorado enormemente tanto en sabiduría como en belleza.

La primera vez que leí esta trilogía, estaba tan impactada, que dos veces tuve que dejar el libro de lado porque me parecía excesivo. Sin embargo, al seguir leyendo, se adquiere una especie de acostumbramiento y ya para el tomo final, muy poco nos impresiona.

El BDSM (bondage sadomasoquismo) es el corazón de esta lectura. No es comparable al best seller de E.L James (50 sombras de Grey), cuya trama es completamente romántica y con muy poca violencia sexual. En la trilogía de Bella, nos encontraremos con padecimientos terribles y abusos que nos pondrán los pelos de punta. Sin embargo, la autora pudo plasmar de manera tan impecable la dualidad del dolor y el placer, que podríamos cuestionarnos si lo que creemos incorrecto es tal o simplemente nuestra mente no está adiestrada para tales placeres.

Cabe aclarar, que si bien, solo he mencionado los padecimientos de Bella, la esclavitud sexual en la saga no se remite exclusivamente a las mujeres. Así como tampoco los amos son únicamente hombres.  El lector no debe olvidar en ningún momento que las acciones de los personajes son siempre movidas por el placer que pueden adquirir, ya que parece ser el motor que mueve ese lejano reino. 

La trilogía nos sumerge en un Universo ficticio, donde existe ese extraño y remoto lugar en el que la heterosexualidad o la homosexualidad no influyen en nuestras decisiones. No importa si te gustan los hombres, de todos modos podrías disfrutar de dar palmadas a una joven princesa que te servirá el desayuno a gatas y desabotonará tu blusa con los dientes.

Roxana Marcela

Entusiasta de la repostería saludable y la cocina.
Chef autodidacta y devoradora de libros. Mientras mas oscuros, mejor.
Instagram: @anyannka 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *