Reseña «La Dependienta»

 

La Dependienta

Autora: Sakaya Murata.

 

¡Hola homúnculos! Traemos para ustedes la reseña de nuestra primera colaboradora en contenido, Victoria Galleguillos 🙂

Si bien la novela no es de fantasía ni CF, consideramos que debía ser publicada en este portal pues somos amantes de la cultura nipona. Además, el rol femenino de la protagonista,  crítica a su posición y existencia en nuestra sociedad, son cuestiones que como plataforma de difusión y crítica literaria buscamos difundir e invitar a reflexionar.

Espero se sientan motivados a leer esta obra, tanto como nosotros.


 

Un acto de rebeldía silenciosa.

Entonces sentí por primera vez que formaba parte del mundo, como si acabara de nacer. Aquel día había surgido una nueva pieza que encajaba con total normalidad entre las demás: yo

Estos son los sentimientos que gobiernan a Keiko en sus primeros días como empleada de una konbini. La palabra japonesa konbini (コンビニproviene del inglés convienience store, tiendas de artículos variados abiertas las 24 horas del día y los 7 días de la semana. El nombre hace eco de la comodidad que estos lugares intentan brindarnos, la misma que en ocasiones se vuelve tan esquiva, sobre todo para aquellos que deciden optar por un camino distinto al mayoritario. 

La novela “La Dependienta” en japonés Konbini Ningen (コンビニ人間),literalmente “el humano del konbini”, de Sayaka Murata, nos sumerge en la vida de Keiko Furukura. La dependienta es una mujer que desde su infancia sintió que tenía opiniones e ideas distintas del resto y que luego de un par de curiosos accidentes decide hacer y decir lo mínimo, de forma de no incomodar a nadie con su incomprensión de las reglas sociales. Este período de su vida termina cuando entra como dependiente en un konbini. La decisión que inicialmente es valorada por su familia como un acercamiento a la vida “normal”, es luego fuertemente reprochada, cuando Keiko encuentra su realización total, sincronizando cuerpo y alma con las necesidades de la luminosa tienda de artículos variados.

La novela de Murata relata nuestra búsqueda por ese lugar conveniente donde habitar y las dificultadesque ponemos a quienes encuentran ese ansiado espacio lejos del éxito profesional, la vida de pareja o la maternidad ¿Por qué la felicidad de apilar el té helado de forma perfecta y sacar el perfecto número de pasteles de mango es esencialmente incompleta?

La insatisfacción permanente unida al deseo de mejora continua parecieran ser sentimientos que gobiernan nuestras existencias. En este escenario, la novela de Murata nos exhibe de forma cómica y delicada un acto de rebeldía, la posibilidad de encontrar la plenitud en lugares inesperados. Sumado a ello, la autora nos enrostra cómo la disidencia, sin importar su forma, es cuestionada y marginada. La desgracia de aquel que atiende el konbiniy la distancia lastimosa que debemos adoptar con quienes no encuentran el ansiado éxito, son observadas por Keiko, quien reflexiona: “Siempre me ha gustado observar las caras de desdén de la gente, admito que me interesan mucho. Me parecen muy humanas”.

La gran virtud de “La Dependienta” es la audacia de crear un personaje principal extremadamente extraño, en ocasiones robótico, con el que nos sentimos profundamente identificados e incluso cobijados en su incomprensión y en su necesidad de descifrar cómo debe ser una mujer de 36 años.

Sayaka Murata ganó el prestigioso premio Akutagawa con esta novela, la primera de su autoría  traducida a diversos idiomas. “La Dependienta” es sin duda una lectura imprescindible para aquellos amantes de la literatura japonesa -vendió 1 millón de copias en Japón- como también para cualquiera que busque la felicidad en un camino distinto del “normal”.

 

Autora reseña: Victoria Galleguillos.

Victoria, mejor conocida como «Vito», es abogada dedicada al área ambiental. También es escritora, apasionada lectora y amante de la cultura nipona. 

Puedes ver seguir su perfil de instagram como @ballena_de_ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *